Con el alta pero sin forzar

El miércoles el fisio me dio el alta. BIEN! La pierna estaba más suelta que el primer día que parecía que estaba bloqueada. Me dio algunos consejos más para el momento de correr: postura de la espalda, posición de los hombros y algún ejercicio al terminar de correr. También me recomendó no forzar hasta después de Navidad, tomarme los entrenamientos más relajadamente, las series sin tanta intensidad y no pasarse con los kilómetros. Después de las fiestas, retomar el entrenamiento con normalidad. Seguir leyendo

Las series que pude terminar triunfal

Ayer reanudé el entrenamiento a pesar de que el fisio me dijo que lo dejara hasta el viernes, o sea hoy, y que lo hiciera suavemente. Jejeje, suavemente, con el mono que tenía.

Antes de entrenar me fui a correr para ver qué tal se comportaba la rodilla. Y sí, empecé suave, pero me vine arriba enseguida y aumenté el ritmo sin tampoco forzar mucho. Hice 3 kilómetros con buenas sensaciones: “la lesión está superada” me pensé. Seguir leyendo

Y llegó la lesión

El deporte y las lesiones van casi siempre de la mano, no es nada nuevo. Corriendo no me había lesionado nunca pero empezar a entrenar y lesionarme todo ha sido uno. La rodilla empezó a molestarme hace dos semanas tras un ejercicio en el entrenamiento. Las molestias fueron a más cuando corría pero desaparecían cuando paraba.

En el entrenamiento de la semana pasada hicimos series en las que eché el resto y la rodilla ni se quejó. Pero cuando llegué a casa empezó a dolerme y ya no paró. Seguir leyendo

Me voy de Black Friday

Hoy es el Black Friday, el viernes loco de las compras en los USA, importado a España sin razón ni tradición, aunque todo sea mover las ventas del comercio que falta hace.

Como desde que me he puesto en serio en esto de correr los ojos se me van hacia todo lo relacionado con este deporte, me he ido de Black Friday a mi tienda favorita de deporte: Deportes Ferrer. Seguir leyendo

Las cifras de la última maratón de Nueva York asustan

La presentación del programa de Sportravel para la maratón de Nueva York dice:

Hay maratones con mayor participación, quizás mejor organizados, con circuitos más propicios para lograr nuestra mejor marca, más baratos, con mejores participantes élite, etc. Los hay, no vamos a mentir. Pero lo que está claro es que sólo uno de ellos traspasa la frontera del deporte y se adentra en el país de los retos, en el territorio inexplorado de las grandes aventuras vitales. Cuando escuchamos la palabra maratón, la gran mayoría de los seres humanos sólo tenemos la imagen espigada de una ciudad en la cabeza. Por algo será.

Seguir leyendo

Correr reduce el estrés ¿Seguro?

Ayer recibí de mi entrenador el plan de entrenamiento de cuatro semanas para hacer una media maratón en menos de 2 horas. Fácil, lo de hacerlo en menos de dos horas, que no lo del plan de entrenamiento porque con tantas siglas (KT, KR, K1, K2, KL, SPF…) lo único que entiendo es lo que pone el lunes, miércoles y el sábado: DESCANSO. Y a medida que vaya haciendo el entrenamiento debo rellenarle cuántos kilómetros he hecho en K1, en K2, en KR, etc., más pulsaciones al despertarme, al terminar el entrenamiento, las horas que he dormido esos días… sí que voy a estar controlado. Seguir leyendo

La culpa fue del WhatsApp

Ayer tenía planeado ampliar mi entrenamiento hasta los 21 kilómetros de cara a una media maratón. Sin embargo, los planes se fueron al traste cuando el sábado por la noche recibí el whatsapp de un amigo para irme a correr con él. Este amigo ya tiene en sus piernas unas cuantas maratones así que pensé “a dónde vas a ir, alma cándida, con éste que te va a meter una paliza que no vas a poder ni moverte en todo el domingo?” Pero al final me animé, hala, que sea lo que Dios quiera. Seguir leyendo

Objetivo: Maratón de Nueva York

Maratón de Nueva York, este es el objetivo del runner que suscribe (Luis), que aunque lleva unos 15 años corriendo, ahora se está tomando en serio la práctica del running empujado por la moda de esta práctica. Más que tomármelo en serio estoy aprendiendo a correr, porque hasta para correr hay que saber. Y es que después de llevar tanto tiempo practicando este deporte, llegó un momento en el que me di cuenta de que algo no estaba haciendo bien cuando ni las distancias recorridas ni el ritmo aumentaba. Un ritmo, por cierto, bastante lento y que me había acomplejado para participar en cualquier carrera. Había asumido que era debido a algún problema físico el que me limitaba. Seguir leyendo