Las chicas corren menos y punto pelota

Desde hace poco me he enganchado al cross. Y nada más meterme en este mundo me di cuenta de una cosa: en las competiciones las chicas tienen que recorrer distancias menores que los chicos ¿¿¿????

Como novato en este mundo, supuse que había un motivo de peso para que las chicas corran distancias más cortas que los chicos en campo a través. Pero no fue hasta que una compañera de entrenamiento lanzara la misma duda en las redes sociales para que me pusiera a investigar.

Que se conozca, desde que Kathrine Switzer corriera una maratón en 1967, las mujeres han demostrado más que de sobra que pueden correr las distancias que se propongan, igual que los hombres. ¿Entonces, cuál es el motivo?

Para encontrar una respuesta hay que remontarse hasta los Juegos Olímpicos de 1928 en Ámsterdam. En este año, las mujeres compitieron por primera vez en unas olimpiadas en atletismo y gimnasia, a pesar de las reticencias de los sectores más conservadores, incluido el Barón Pierre de Coubertin, fundador de los Juegos Olímpicos modernos. Con la retirada de la presidencia del COI de Coubertin por enfermedad en 1925 se consiguió una cierta apertura a la mujer en los juegos olímicos.

En las olimpiadas de Ámsterdam, a las atletas femeninas se les permitió competir solo en 5 modalidades: 100 m, 800 m, relevos 4×100 m, salto de altura y lanzamiento de disco. El 2 de agosto de 1928 se disputó la final de 800 metros femenina en la que la vencedora fue la alemana Lina Radke, consiguiendo el récord mundial con 2:16.8.

Tras esta carrera los medios de comunicación más sensacionalistas publicaron imágenes de las atletas en meta exhaustas tras la competición. El periodista John Tunis escribió en el New York Evening Post: “Below us on the cinder path were 11 wretched women, 5 of whom dropped out before the finish, while 5 collapsed after reaching the tape.”
“Allí abajo, en la pista de ceniza, había 11 pobres mujeres, 5 de las cuales abandonaron antes de llegar, mientras que 5 cayeron desmayadas tras cruzar la meta”.
Hubo medios que cuestionaron incluso la orientación sexual de estas mujeres y su capacidad de reproducción.

La realidad de aquella carrea fue bastante distinta a lo que los medios de comunicación contaron: no hubo 11 corredoras en esa prueba, sino 9. Sólo una de ellas se retiró antes de llegar a meta y sólo una cayó al suelo a la llegada debido, al parecer, a las altas temperaturas de ese día.

De todas formas, los mensajes de los periodistas calaron en la sociedad y en el Comité Olímpico, y tras esta controversia, las pruebas atléticas de larga distancia para mujeres fueron retiradas de las olimpiadas hasta 1960.

Tuvieron que pasar 24 años más para que las mujeres pudieran participar en una maratón durante unos Juegos Olímpicos. Fue el 5 de agosto de 1984 cuando las mujeres compitieron por vez primera en unas olimpiadas en la modalidad de maratón. La vencedora fue la atleta estadounidense Joan Benoit con un tiempo de 2h24’52”.

Pero aún tuvo que pasar más tiempo para que las mujeres pudieran competir en una carrera de 3.000 metros obstáculos durante unas olimpiadas. No fue hasta los Juegos olímpicos de Pekín en 2008, nada menos que 108 años después de que se disputara por vez primera esta modalidad de atletismo en unas olimpiadas. Esto da una idea de la falta de lógica a lo largo de la historia en las normas de las competiciones en cuanto a sexo se refiere.

Y así, llegamos hasta el día de hoy con las distancias de cross para mujeres. A la pregunta de ¿por qué las mujeres recorren menores distancias que los hombres en las pruebas de cross?, la respuesta es porque sí y punto pelota. Porque así ha sido desde siempre.

A pesar de todo, las cosas parecen que van cambiando. En 2015 la IAFF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo) cambió la normativa de las categorías absolutas de cross, para que hombres y mujeres corrieran las mismas distancias a partir de la siguiente temporada. Sin embargo, la normativa para las categorías menores se mantuvo igual.

En edades menores hay algunos sectores que se justifican argumentando que las chicas jóvenes sufren alteraciones en el desarrollo si realizan pruebas en distancias largas de cross. Si realmente ese es el motivo, la solución sería sencilla: hacer que las pruebas de chicos sean de la misma distancia que la de las chicas. De todas formas esa justificación pierde la razón en categorías juveniles y junior, donde las chicas se suponen que han completado el desarrollo y aún así tienen que correr 2 kilómetros menos que los chicos en cross.

En Estados Unidos hay desde hace tiempo entrenadores de colegios e institutos que tratan de que las cosas cambien. Estos entrenadores preparan a las chicas para competir en las mismas distancias que a los chicos e incluso organizan pruebas de cross en las que las chicas compiten en igualdad de condiciones que los chicos.

Las pretensiones y buenas intenciones de estos entrenadores estadounidenses chocan al final con la Federación de su país, con las competiciones oficiales y con las universidades, pues cuando estas chicas pasan a la universidad, tienen que adaptarse a las distancias oficiales pues no les interesa que aumente las distancias.

Visto lo visto, llegamos a la conclusión de que no hay motivo para que las mujeres corran distancias menores que los hombres en cross. Y que mientras se mantenga esta norma sin ningún motivo, se está dando por hecho que las mujeres son menos capaces en este tipo de pruebas, algo totalmente falso e injusto.

2 comentarios en “Las chicas corren menos y punto pelota

  1. DIEGO MARIN ABEYTUA dice:

    Algo de esto sobre lo que hablas se cuenta en la novela ‘La corredora’ de Carrie Synder, publicada en España por Alfaguara y que, por supuesto, recomiendo. Sirva como otro dato si no revelador, importante, que las federaciones no suelen admitir como marcas oficiales las que se logran en pruebas mixtas sino sólo las que se logran en pruebas en las que sólo participan mujeres, y esto sí que me parece más insólito. ¿Que una atleta cuenta con una liebre masculina es antideportivo?

    1. Luis dice:

      Gracias por la recomendación. Leeré la novela.
      Increible y sin sentido lo de las pruebas mixtas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.