Magic Run Disney

El pasado fin de semana fue la segunda edición del Magic Run Weekend en Disneyland París. Tres días de carreras por los parques de Disney en París, con distancias de 5K el viernes, 10K el sábado, Kids Races también el sábado y media maratón el domingo.

La organización fue excelente, con mucha seguridad y bastante animación. Las carreras se desarrollaron con los parques cerrados al público en general, sólo podíamos acceder los corredores (lógico) y acompañantes con acreditación.

También hubo una fiesta el viernes en el parque Walt Disney Studios, desde las 9 de la noche hasta las 12 de la madrugada, para corredores y acompañantes. Todo el parque para nosotros, fue una gozada podernos montar en casi todas las atracciones sin hacer fila.

La media maratón, que fue la que corrí, comenzaba a las 7 de la mañana del domingo. Los restaurantes de los hoteles Disney abrían ese día a las 5 de la mañana para poder desayunar. Además, si queríamos, tanto corredores como acompañantes podíamos volver a desayunar al terminar la carrera con una acreditación.

La carrera comenzaba en la Villa Disney y, según la organización, debíamos estar en nuestros cajones media hora antes de la salida. Después de hacer una larga cola para pasar por los controles de seguridad, con arcos detectores de metales y escáner para bolsas, había que ir caminando durante un rato hasta los cajones de salida.

Había tres cajones: el A, para sillas de ruedas y corredores ciegos, y el B y el C para el resto según los tiempos que habías estimado hacer en carrera, al rellenar la inscripción. Un detalle que me pareció interesante es que para inscribirte a esta media maratón había que presentar un certificado médico que acreditara que estabas en condiciones para hacer la carrera.

La salida fue escalonada, en grupos de unos 100 corredores cada dos minutos, hasta 6.592. Hacía frío y calentaba como podía con el poco espacio que había. A mi lado se puso un chico de color e hicimos calentamiento juntos: si él hacía ejercicio de tobillos yo también, si yo me daba palmadas en los gemelos y cuadriceps para calentarlos él también y así…

A las 7:15 salí con la intención de ir suave, a disfrutar del espectáculo. Un ritmo máximo de 4’50” iba a estar bien. Pero la salida fue bastante apelotonada. Hubo bastantes “corredores” que desde la salida fueron caminando y otros a ritmos que desde luego no le correspondían a ese cajón (de esto hablaré otro día).

Como si nos hubiésemos puesto de acuerdo, mi compañero de calentamiento y otro corredor nos unimos para ir juntos adelantando a base de zigzags y de detenernos y volver a reanudar la marcha a medida que nos iban frenando otros corredores.

En el kilómetro 4 nos quedamos solos el compañero de calentamiento y yo porque el otro se nos quedó atrás. En el kilómetro 5 una corredora se cruzó y me lanzó contra un food truck sin un “pardon” ni un gesto de disculpa por su parte.

Estos pequeños incidentes los suplía el recorrido por el parque y la animación. Por cierto, los acompañantes solo podían entrar al parque con una acreditación que había que pedir en la feria del corredor. Hubo muchos acompañantes que se quedaron fuera porque no se enteraron que había que pedir esa acreditación. Las zonas para el público dentro de los parques se limitaban a una zona minúscula de Main Street, en el parque Disneyland, y en meta en el parque Walt Disney Studios.

Hasta el kilómetro 7 fuimos esquivando corredores y fue a partir de aquí cuando ya pude empezar a correr sin tropezones. Mi compañero de calentamiento y yo nos fuimos relevando hasta aquí, donde él aumentó el ritmo e intenté seguirle pero vi que no iba a poder aguantarle la marcha que llevaba.

Mi compañero de calentamiento y durante 7 kilómetros compañero de carrera

El recorrido de la carrera sale de los parques y te llevan hasta un pueblo que se llama Magny-le-Hongre. Éste es el kilómetro 10. Un poco antes de llegar a este punto sentí que llevaba alguien a mi espalda. Lo sentí por el ruido que hacía con cada pisada, que más que zapatillas parecía que llevaba aletas de buceador: plas plas plas plas….

Por este pueblo se hace un recorrido de 5 kilómetros y mi nuevo acompañante se había acoplado tan ricamente a mi espalda. El chico tendría veintitantos años, llevaba una camiseta gris de un club de runners y era francés porque, en una parte del recorrido que vas y vuelves, nos cruzamos con un grupo de su mismo club que iba unos dos kilómetros por delante y les soltó una parrafada en francés.

Quise comprobar si tenía alguna intención de relevarme y que fuera él el que tirara un rato de mí bajando el ritmo para que me adelantara. No hubo manera, bajó también el ritmo y no me lo despegué de la espalda. Qué majo mi nuevo “amiguito” francés.

En el kilómetro 18 llegamos de nuevo a la Villa Disney y un poco antes del 19 mi amiguito el francés me adelantó, me dijo “Allez” y se marchó hacia adelante. Me quedé ojiplático viendo cómo se alejaba: “¡¡la madre que lo parió!!”

Me encontraba con fuerzas y desde luego que eso no iba a quedar así. Me fui a por él como una locomotora, echando humo y todo. Un poco antes del kilómetro 20 lo alcancé, me puse a su altura, le dije “¡aúpa!” y lo dejé atrás. Escuché su plas plas plas plas durante unos metros a mi espalda hasta que se fueron atenuando y no lo volví a oír más. Llegué a meta con un tiempo oficial de 1h35’06”, bastante satisfecho teniendo en cuenta que mi intención era hacerla en más tiempo. Lo mejor es que llegué muy fresco, sin ninguna molestia y con muy buenas sensaciones. A mi compañero de calentamiento y mi amiguito francés no los volví a ver pero me quedo con su recuerdo.

El recorrido es chulo, hay animación por parte de voluntarios y trabajadores de los parques incluidos los personajes Disney y ves las interioridades del parque, zonas que no puedes ver a no ser que trabajes allí. Esperaba más recorrido por los parques pero, bueno, entiendo que no tiene que ser fácil. Si tengo que poner un pero es en la organización de los cajones de salida porque se pueden evitar apelotonamientos. Por lo demás un 10.

Muchas gracias a Mayte y a Luisete por el fin de semana y por los madrugones. Fue muy divertido y una desconexión muy necesaria.

2 comentarios en “Magic Run Disney

  1. María dice:

    Jajajaja, “allez, allez!!!

    1. Luis dice:

      Me hago unos amigos más majos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*