Logroño – Nájera con el Club Maratón Rioja

El Club Maratón Rioja nos invitó a su salida anual Logroño – Nájera a modo de hermanamiento entre equipos de corredores de Logroño. Unos 95 corredores del Club Maratón Rioja, Corre que te Pillo y Beer Runners nos juntamos ayer en la salida donde estaban los autobuses que nos llevarían las bolsas hasta Nájera. 26 kilómetros nos esperaban, con algunos tramos exigentes.

Perfil del recorrido

Perfil del recorrido

Cargando las bolsas en los autobuses antes de la salida

Cargando las bolsas en los autobuses antes de la salida

Los Beer Runners antes de la salida. Foto de Diego Marín

Los Beer Runners antes de la salida. Foto de Diego Marín

Grupo al completo antes de la salida. Foto de Diego Marín

Grupo al completo antes de la salida. Foto de Diego Marín

El grupo entero llegamos juntos al parque de la Grajera (5 kilómetros de Logroño) donde se le hizo un homenaje en un monolito sito en uno de los jardines a dos compañeros del Maratón Rioja fallecidos recientemente.

Homenaje a los compañeros fallecidos. Foto de Diego Marín

Homenaje a los compañeros fallecidos. Foto de Diego Marín

Homenaje a los compañeros fallecidos. Foto de Diego Marín

Homenaje a los compañeros fallecidos. Foto de Diego Marín

Homenaje a los compañeros fallecidos. Foto de Diego Marín

Homenaje a los compañeros fallecidos. Foto de Diego Marín

Tras el homenaje, partimos dirección a Nájera por el Camino de Santiago cada uno a nuestro ritmo. El grupo se fue estirando y, puesto que no era una carrera, mi compi y yo optamos por tomárnoslo con tranquilidad. Además, el sábado tuve cena y se alargó un poco. Total, que sólo había dormido una hora y media y no tenía el cuerpo para mucha jota.

La primera parte del recorrido, hasta Navarrete, nos la conocemos muy bien. Nos conocemos cada repecho, cada bajada y cada tramo de relax. A partir de ahí era nuevo para mí. Fuimos juntos con un grupo del Maratón Rioja que se sabía el camino. Durante un par de kilómetros fui tirando de ellos, hasta que en un momento que miré a mi espalda vi que mi compi se estaba quedando. Me volví hacia atrás para acompañarle y el resto del grupo se fue alejando. El paseo se le estaba atragantando y todavía quedaba lo peor.

Los autobuses que habían partido de Logroño esperaban en dos puntos del recorrido por si algún corredor se quería retirar. No quise ni mentar lo de la retirada. El paisaje, con el San Lorenzo nevado, era muy chulo y justo lo necesario para distraer la mente.

El buen rollo no falta nunca entre los Beer Runners. Foto de Javier Barrio

El buen rollo no falta nunca entre los Beer Runners. Foto de Javier Barrio

Yo de fuerzas y de piernas iba genial. Sin embargo el aire me estaba fastidiando los ojos. Por las pocas horas de sueño los ojos los llevaba sensibles y el viento hizo el resto. A falta de 3 kilómetros para llegar a Nájera tuve que parar porque me costaba abrir los párpados. Y justo a la entrada de Nájera me detuve de nuevo con el mismo problema.

Dos horas y veintisiete minutos de haber salido de Logroño llegábamos al pabellón multiusos de Nájera que la organización había pactado que lo abrieran para que nos pudiéramos duchar. El ambiento fue muy bueno, el recorrido muy chulo y la organización buena. Para repetir. El único pero fue la molestia en los ojos que ya se ha solucionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.