Hace un año que empezó todo

Hace un año que hice mi primera carrera. Hace un año que comenzó mi objetivo Nueva York. Todo empezó con la propuesta del que se ha convertido en mi compi de carreras con un “A que no nos apuntamos a una carrera” Y a él que le gustan más los retos que a un tonto una tiza, y yo que no sé decir que no, pues en eso que nos liamos. Ninguno de los dos empezábamos de cero. Él competía de joven (de más joven) en carreras de fondo, aunque llevaba años sin correr. Yo llevaba años corriendo, pero sin grandes mejoras.

No nos pudimos apuntar a una carrera mejor: la carrera Entre Viñedos en Cenicero (La Rioja). A esta carrera ya habíamos asistido como espectadores, en mi caso para hacer fotografías, porque una carrera entre viñedos en pleno otoño da mucho juego para hacer buenas fotos. Para empezar como corredores de carreras fue una buena elección por el entorno y su recorrido poco exigente de 11 kilómetros. Las sensaciones de esa primera carrera fueron muy buenas y disfruté mucho. El resto ya lo conocéis por el blog.

Carrera Entre Viñedos esta mañana. Foto LaRioja.com

Carrera Entre Viñedos esta mañana. Foto LaRioja.com

Hoy hemos vuelto a Cenicero para correr de nuevo entre viñedos. Aunque no tenía intención de hacer una MMP, sí tenía intención de disfrutar esta carrera a un ritmo que ni hubiese imaginado hace un año; un ritmo cómodo hoy, un sprint el año pasado. Hoy no quería jugármela haciendo una tontería corriendo a un ritmo que me arriesgara a cargarme demasiado o peor aún, lesionarme. Estamos exactamente a siete días de cumplir el objetivo de Nueva York y era absurdo cualquier aventura en la carrera de hoy. Y así, sin darlo todo, he terminado 17 minutos mejor que el año pasado, disfrutando tanto o más. Si alguien me lo hubiese dicho hace un año lo hubiera tratado de loco.

He disfrutado mucho hoy. Foto de José Manuel Montes

He disfrutado mucho hoy. Foto de José Manuel Montes

Pero si haber mejorado los ritmos y las distancias corriendo varias medias maratones y una maratón ha sido una pasada, lo mejor de estos 365 días de carreras, sin duda, es haber conocido a la gran familia Beer Runners. Porque como ya he dicho varias veces en este blog, para mí no hay ninguna distancia ni una marca que valga la pena un sufrimiento. Si en una carrera empiezo a sufrir dejo de disfrutar y entonces esa carrera deja de tener sentido para mí. Esfuerzo sí, sufrimiento ni el más mínimo. Y en eso, en el disfrute de correr, han contribuido mucho los Beer Runners, porque como dice su lema es “Mucho más que correr”.

Foto de grupo de los Beer Runners de Logroño antes de la carrera de hoy. Foto de Beatriz Godoy

Foto de grupo de los Beer Runners de Logroño antes de la carrera de hoy. Foto de Beatriz Godoy

En la meta hoy, además del vino y el bollo preñado característico de esta carrera, todos esperábamos el sorteo de un coche entre todos los corredores. Un precioso Smart en el que todos nos veíamos volviendo con él de Cenicero. Al final la suerte ha ido a caer a Roberto, así ha dicho el director de ceremonias junto a la notaria del sorteo que se llamaba el ganador. Y Roberto ha debido ser el único corredor que se ha ido al terminar la carrera. Roberto, espero que no te enteres que te ha tocado un coche, porque acabarás dándotes cabezazos contra la pared. Como decían las normas, se ha tenido que volver a sortear y la suerte le ha tocado al dorsal 66 que esta vez sí que estaba. Todos hemos fingido que nos alegrábamos por él aplaudiendo y hemos dado por terminada nuestra segunda carrera entre viñedos.

El coche que todo hubiésemos querido que nos hubiera tocado, antes del sorteo

El coche que todo hubiésemos querido que nos hubiera tocado, antes del sorteo

La fiesta se ha visto empañada cuando al llegar a meta nos hemos enterado de la muerte de Resti, conocido en estos lares por, entre otras cosas, sus fotografías de cualquier evento que se precie. Ha muerto con las botas puestas, fotografiando uno de los eventos que había hoy en Logroño, la Marcha Aspace. El miércoles pasado se unió a la celebración del segundo aniversario de los Beer Runners en Logroño. Me pasó varias veces su cámara para que le hiciera fotos con los que allí estábamos, hasta que me dijo “Anda, hazme una foto con tu cámara, que quiero que me hagan una con una buena cámara”. Qué majo. Descanse en paz.

La última foto que le hice el miércoles pasado a Resti

La última foto que le hice el miércoles pasado a Resti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.