30 días para la maratón de Nueva York

30dias

Recta final. Ya sólo quedan 30 días. Y ya está todo hecho, incluida una tirada larga de 32 kilómetros. Digamos que sólo queda por hacer la maleta. Ahora a seguir manteniendo la forma y no cometer ninguna tontería que provoque alguna lesión. Y esperar.

30 días para cumplir un sueño. Un sueño que no es reciente ni mucho menos. Cuando desde hace años los que me conocen me dicen que me deben quedar pocas cosas por hacer en Nueva York, les digo que muchas; en Nueva York no hay lugar para el aburrimiento. Pero había una cosa que me callaba, que la veía imposible hacer: correr la maratón de Nueva York. Con este sueño ya había tirado la toalla. Pero mira por donde hay cosas que llegan casi por casualidad, cuando menos te lo esperas, cuando menos lo buscas. Y ese momento está a punto de llegar. A 30 días para ser más concreto.

Hace un año me marqué el objetivo de correr la maratón de Nueva York. Empecé a entrenar, a prepararme físicamente, a correr carreras entre ellas una maratón para conocer a qué me iba a enfrentar. Ahora me encuentro mejor que nunca, pero convencido de que puedo mejorar más. Y como sarna con gusto no pica, tampoco ha sido para tanto el esfuerzo.

El lunes me visitó al trabajo otro logroñés que correrá también la maratón en Nueva York el 1 de noviembre. Lo conocí a la llegada de la media maratón de Logroño. Para él será su primera maratón y según me comentó la distancia no le preocupa a pesar de no haber hecho una tirada larga. Tiene claro que si empieza a sufrir se retirará, no va a hacer ninguna locura. Por la seguridad con la que me habló estoy convencido de que la terminará, no sé en cuánto tiempo, pero lo conseguirá.

Yo tampoco me hago una idea de cuánto tiempo me va a costar. Es un recorrido que tiene bastantes cuestas, así que me tendré que atar los machos y no salir como un descerebrado como he hecho últimamente en las carreras. Me estoy planteando las 5 horas por aquello de pecar de conservador y terminar sí o sí, así que ya veis las intenciones que llevo. Pero mi otro yo más valiente-incosciente me dice que puedo bajar de las 4 horas y que me pegue a la liebre que lleve la bandera de 4 horas y sobre la marcha ver si puedo dejarlo atrás. Sea como sea, lo único que quiero es llegar a meta. Bueno, y a la salida, porque ahora es cuando empiezan a aparecer los fantasmas y pensar en las cosas que puedan hacer que no llegue a la carrera. El primer fantasma en asomarse se llama Joaquín y según dicen las noticias es extremadamente peligroso. Joaquín es un huracán que ha cruzado las Bahamas con vientos sostenidos de 200 kilómetros por hora y Nueva York es una de las ciudades en alerta por su aparición. Ya, ya sé que todavía faltan 30 días para la maratón, pero tengo tan en mente lo que pasó hace tres años con otro huracán en Nueva York, y que hizo que se suspendiera la maratón, que es como para preocuparse. Al final de este post os dejo un vídeo sobre ese día que merece la pena verlo. En fin, que no hay que pensar en eso ¡Hombre ya!

Ayer comenzamos los entrenamientos. Muchas caras nuevas. Veremos el nivel que hay, aunque con los maratonianos que repiten el listón está bastante alto. Ayer nos limitamos a saber en qué va a consistir el entrenamiento, aprender a calentar y a estirar, posturas ideales para correr y cuatro series para que los nuevos se pusieran al día. Ya lo echaba de menos.

Bien, os dejo de momento que tengo una maleta que hacer XD
Ah y no os perdáis el vídeo que es muy chulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.