Historia de la maratón de Nueva York

historia

Como ahora en verano los entrenamientos están siendo más bien relajados (y no esoy corriendo ninguna carrera) no hay mucho que contar. Así que, antes de que retome en serio los entrenamientos para la carrera de mis sueños, os voy a contar algunas cosillas de la historia de la Maratón de Nueva York, para que no decaiga el blog.

La maratón de Nueva York se corrió por primera vez en 1970 organizada por Fred Lebow y Vince Chiappetta, presidente y vicepresidente en aquella época del New York Road Runners Club. El evento contó con un presupuesto de 1.000 dólares y para participar había que pagar 1 dólar. Esa primera maratón se corrió enteramente por Central Park. En la carrera participaron 126 corredores y una única corredora. De los 127 participantes llegaron a meta 55, retirándose la única mujer por problemas físicos. El ganador fue Gary Muhrcke con un tiempo de 2:31:38, al que le esperaban en la llegada apenas un centenar de espectadores. Los finishers recibieron como recompensa relojes baratos y trofeos reciclados de béisbol y bolos.

Con motivo del Bicentenario de los Estados Unidos en 1976, la carrera se extendió a toda la ciudad, recorriendo los cinco distritos: Staten Island, Brooklyn, Queens, Bronx y Manhattan. La carrera tuvo tal éxito que, lo que en principio iba a ser el recorrido que se correría sólo ese año, pasó a ser el recorrido habitual hasta nuestros días. Entre los 2.090 participantes que ese año tomaron la salida, estaba Dick Traum, un corredor que se convirtió en el primero en completar una maratón con una pierna ortopédica.

En 1978 la atleta Grete Waitz pulverizó el récord mundial en Nueva York con un tiempo de 2:32:30. Waitz no había corrido nunca antes una maratón, sin embargo no sólo ganó ese año la Maratón de Nueva York, sino los dos años siguientes y un total de 9 veces en la Gran Manzana.

En una carrera de esta envergadura no han faltado las anécdotas. La más sonada fue la de la corredora cubana Rosie Ruiz, que en 1979 terminó la maratón de Nueva York con un tiempo de 2:56:29, toda una hazaña para una corredora popular que se había inscrito con la intención de terminarla en más de 4 horas. Su marca en Nueva York le permitió clasificarse para la maratón de Boston de un año después, donde terminaría con un tiempo de 2:31:56, batiendo el récord femenino en Boston. Este tiempo hizo sospechar al ganador de la carrera, Bill Rodgers, cuando la vio llegar sin síntomas de cansancio mientras él, que había llegado 19 minutos antes a meta, todavía estaba recuperándose. A medida que iban llegando el resto de corredores, Rodgers fue preguntándoles si recordaban haber visto durante la carrera a Rosie, con resultado negativo. La organización repasó las fotografías y vídeos de la carrera comprobando que había puntos del recorrido por los que la atleta no había pasado. Rosie fue descalificada declarándose vencedora Jacqueline Gareau, con un tiempo de 2:34:28. Las sospechas entonces se trasladaron a los organizadores de la maratón de Nueva York, quienes iniciaron una investigación por si la corredora pudiera haber hecho trampas un año antes en su carrera. Y efectivamente, pudo comprobarse que un tramo del recorrido lo hizo en metro incorporándose a la carrera metros antes de la meta. Desde entonces, recortar el recorrido en una carrera se conoce como hacer un Rosie.

Otra anécdota sonada fue la que protagonizó el corredor, también de origen cubano, Alberto Salazar, en 1981. Salazar había ganado ya el año anterior la maratón de Nueva York, pero en 1981 lo hizo con un tiempo de 2:08:13, batiendo el récord mundial. Sin embargo este récord no fue reconocido cuando el Athletics Congress comprobó que la distancia del recorrido no había sido de 42,195 metros, sino que le faltaban unos 140 metros, lo que hubiese supuesto 27 segundos más. Eso no desanimó a Salazar quien ganaría de nuevo la maratón de Nueva York al año siguiente.

En los más de 40 años de maratón de Nueva York solamente se ha suspendido una vez. Fue en 2012 debido al huracán Sandy que inundó Nueva York a su paso cuatro días antes de correrse la carrera. A pesar de haberse suspendido, multitud corredores se congregaron en Central Park para correr una “clandestina carrera”.

Y algunos detalles de la maratón de Nueva York:

En año pasado (2014) finalizaron la carrera 50.530 corredores, 20.422 chicas y 30.108 chicos. Entre ellos llegaron 844 españoles, 139 chicas y 705 chicos.
En 2014 se llegó al millón de finishers en la historia de esta maratón.
El tiempo medio utilizado por los corredores para completar la carrera en 2013 fue de 4:18:54
El dinero recaudado por los corredores para fines benéficos en 2013 fue de 25,500.000 de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.