Los voluntarios de la maratón de Nueva York

voluntarios

Mañana se cierran las inscripciones para colaborar como voluntario en la maratón de Nueva York. ¿Qué sería de las carreras sin los voluntarios? Imprescindibles sin duda para orientar, dirigir, informar, animar y asistir a los corredores. Una labor que a veces pasa desapercibida por algunos pero que es de agradecer siempre.

Nueva York hace un llamamiento a más de 10.000 voluntarios para su maratón, entre los que incluyen la asistencia médica, eventos previos a la carrera, el transporte, la organización en la salida y la llegada, el avituallamiento y jueces árbitro.

Para el equipo médico precisan voluntarios con licenciatura: médicos, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, masajistas, farmacéuticos, técnicos de emergencias médicas y estudiantes que ayuden a los profesionales médicos en las estaciones de asistencia médica a lo largo la carrera y en la línea de meta.

La labor de los voluntarios a lo largo del camino hacia la salida de los corredores es muy importante. El lugar de recepción de los corredores para la salida es Fort Wadsworth en Staten Island. Dentro del fuerte no está permitido el público, y la zona está bajo fuertes medidas de seguridad. Aquí serán elegidos voluntarios expertos en atención al cliente que hablen más de un idioma. En los cajones los voluntarios se encargarán de que cada corredor salga desde su posición.

Los avituallamientos serán atendidos por 200 voluntarios cada uno con personal mayor de 10 años, que van a ser elegidos entre asociaciones de alumnos, atletas universitarios, clubes de running, alumnos de secundaria, empresas y negocios, organizaciones comunitarias y grupos cívicos. Estos voluntarios serán los primeros en llegar a la carrera y los últimos en irse. Los avituallamientos estarán en cada milla, a partir de la tercera.

En la zona de meta los voluntarios se encargan de recibir a los corredores y desalojar la zona para evitar aglomeraciones. Los voluntarios dirigirán a los corredores hacia las zonas donde corredores y familiares y amigos pueden encontrarse. Además habrá voluntarios encargados de entregar ponchos a los corredores, medallas, bolsas de comida y bebida, y repartir los equipajes de los corredores que los hayan dejado en la salida.

A todos los voluntarios se les exige un trato amable con los corredores, algo que se supone, pero claro, tener que tratar con más de 50.000 corredores durante ocho horas no debe ser fácil, un motivo más para elogiar su labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.