Tirada larga y caótica

Pues esto se acaba. A lo del entrenamiento me refiero. Esta es la última semana. Dos días de entrenamiento más y se acabó por esta temporada. Los entrenamientos seguirán en junio, julio y probablemente en agosto, pero el horario no va a ser compatible con el trabajo, así que hasta septiembre no volveremos a la rutina.

Pero eso no significa que me voy a tomar vacaciones y que dejo de correr hasta dentro de tres meses. Para nada. Seguiré con mis tiradas, series, cuestas y demás. Eso sí, por mi cuenta y riesgo, sin entrenador.

Lo que sí voy a dejar este verano son las carreras. A no ser que surja alguna carrera muuuuy interesante, hasta septiembre no correré ninguna carrera y será la media maratón de Logroño. Y terminaré esta temporada con otra media maratón en Logroño. Y es que aquí somos tan chulos que tenemos dos medias maratones, una en junio y otra en septiembre.

Estas últimas semanas han sido de preparación para la media maratón. La semana pasada estuve un poco flojo, como ya os comenté, pero no dejé de correr ni de entrenar, algún día hasta con fiebre.

Ayer hice la última tirada larga antes de la carrera. Mi compi y yo nos fuimos con los Beer Runners para hacer esta tirada. En el plan de entrenamiento, el entrenador me había preparado una tirada de unos 16 kilómetros a ritmo sostenido terminando fatigado. Del plan cumplí lo de terminar fatigado. Al final fueron 20 kilómetros a un ritmo caótico, ni de lejos sostenido. Ahora, eso sí, divertido fue.

Plan de entrenamiento propuesto por el entrenador

Plan de entrenamiento propuesto por el entrenador

Unos cuantos partimos sin saber ni a dónde íbamos ni por dónde íbamos a ir. Y así, en el momento en el que dejamos atrás a los que sí se sabían el recorrido, nos perdimos. Vuelta para arriba, vuelta para abajo, por aquí no, que es por allí… ¿Alguien sabe por dónde es? Ese sube y baja, ve y vuelve, y espera para ver por dónde es, es de todo menos ritmo sostenido. Y ya cuando encontramos el camino correcto y el buen ritmo mi amigo Ramón puso el turbo. Unos cuantos le seguimos. Mi compi y yo le acompañamos unos 2 kilómetros con la lengua fuera hasta que desistimos y poco a poco fueron cayendo el resto con comentarios como: “está loco” “ que la carrera es la semana que viene, no ahora” “yo así no llego a la semana que viene”… Y todavía quedaban unos 10 kilómetros. A Ramón no lo volvimos a ver ya más. Yo terminé el tercero (tomé un atajo, que todo hay que decirlo) y Ramón ya se había ido a casa.

Foto de grupo antes de la tirada

Foto de grupo antes de la tirada

Así que como veis por una cosa u otra, el ritmo fue un caos. Pero esta semana como saldré solo sí que haré tiradas a ritmo constante y quiero además que sea muy lento para no cargar demasiado. Y el domingo la media maratón ¡qué ganas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.