Gafas de sol para runners

Llega el buen tiempo y con él aumenta el número de carreras populares y las motivaciones para salir cada día a la calle a practicar el running. Llega también la hora de calzarse un complemento más a la hora de correr: la gafa de sol. Desafortunadamente éste es un complemento al que no se le da la importancia que tiene. Según el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, una de cada tres gafas de sol compradas en España se hace en lugares que no ofrecen ningún tipo de garantía de calidad, y esto no dice mucho del cariño que le tenemos a nuestros propios ojos.

Mi experiencia en el mundo del runner no es lo suficientemente vasta como para dar consejos. En este blog te cuento mis experiencias y trucos que utilizo yo y que a mí me van bien, pero que no necesariamente tiene que funcionar en el resto de corredores. Sin embargo en el mundo de la óptica tengo más experiencia (25 años, día a día dedicándome a ello) y aquí sí puedo dar consejos como profesional del sector.

No existe una ley que regule la venta de gafas de sol, aunque sí una normativa europea que garantiza su calidad (la EN 1836:1997), pero que como ya he dicho antes, no se cumple en muchos casos.

ES MÁS PELIGROSO UTILIZAR UNAS MALAS GAFAS DE SOL QUE NO LLEVAR NADA. Nuestro ojo tiene su propia protección contra la luz visible y la luz invisible (ultravioleta e infrarrojos), la realmente peligrosa. Los párpados son la primera barrera natural que protegen nuestros ojos de cualquier elemento exterior. La más eficaz además. Las pupilas son la siguiente barrera que nos protegen de la luz visible. Las pupilas se dilatan o se contraen dependiendo de la cantidad de luz que le llegue: a más luz más se contrae. Con poca luz las pupilas se dilatan para que entre la mayor cantidad de luz posible y podamos ver. La córnea y el cristalino son nuestros filtros naturales a los rayos UVA y UVB absorbiendo la mayor parte de estas radiaciones.

Cuando nos ponemos unas gafas de sol se reduce la entrada de luz visible en el ojo; esto hace que la pupila se dilate. Si los cristales de las gafas de sol son de calidad, absorberán las radiaciones de luz ultravioleta e infrarrojos protegiéndonos completamente. Si los cristales carecen de filtros no absorberán las radiaciones UV e IR y, al estar las pupilas dilatadas, entrarán en el ojo en mayor cantidad que si no lleváramos esas gafas de sol. Las consecuencias del uso de unas gafas de sol sin protección puede ser queratitis, fotofobia o pterigión, y a largo plazo cataratas y degeneración macular.

A la hora de comprar una gafa de sol elegid un establecimiento que ofrezca la garantía de que vuestros ojos van a estar bien protegidos. Las ópticas son el lugar donde vas a encontrar esa garantía. Además, ahora el precio no es excusa, puedes encontrar gafas de sol en ópticas a precios muy baratos. Hay gafas de sol de marca por menos de 50€ como Knockaround, Hawkers o Freak Team California (estas dos últimas, marcas españolas).

En cuanto a gafas de sol deportivas de alta calidad tienes modelos en marcas como Oakley, Arnette, Bollé, Carrera, Adidas o Nike.

Para elegir unas gafas de sol, además de la estética, mira el peso y la comodidad. La gafa debe ser ligera, que no notes que la llevas, y debe ser cómoda, que encaje perfectamente en la nariz (sin holgura, pero sin presión) y en las orejas. Fíjate también en el índice de absorción de luz visible de las lentes, que va de 0 a 4 dependiendo de las condiciones de luz en las que te vas a mover.

La gafa de sol que utilizo cuando hago deporte es una Ray-Ban que, aunque el modelo ya está descatalogado, no pienso cambiarla de momento por lo cómoda que me está. Ray-Ban incorpora a sus gafas de sol unas de las mejores lentes que existen en el mercado, el problema es que no tiene una gran variedad de modelos deportivos, supongo que porque esa línea de modelos se lo deja a sus hermanas Oakley y Arnette (hermanas porque las tres salen de la misma multinacional italiana).

Esta es mi gafa de sol que utilizo para running

Así que ya sabéis, si tenéis pensado poneros unas gafas de sol cuando salgáis a correr la próxima vez, tened en cuenta lo dicho antes y no expongáis a vuestros ojos a un peligro innecesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.