Y llegó la lesión

lesion

El deporte y las lesiones van casi siempre de la mano, no es nada nuevo. Corriendo no me había lesionado nunca pero empezar a entrenar y lesionarme todo ha sido uno. La rodilla empezó a molestarme hace dos semanas tras un ejercicio en el entrenamiento. Las molestias fueron a más cuando corría pero desaparecían cuando paraba.

En el entrenamiento de la semana pasada hicimos series en las que eché el resto y la rodilla ni se quejó. Pero cuando llegué a casa empezó a dolerme y ya no paró.

Ayer fui al fisioterapeuta y el crack adivinó, sin yo hacerle mención, qué ejercicio había hecho tras el que me vinieron las molestias. Me ha dicho que cree que es una ligera tendinitis. Después del masaje y los estiramientos me recomendó que caminara lo menos posible y que el viernes probara a correr. Dice que está seguro que para el viernes ya estaré mucho mejor y en unos días estoy haciendo la media maratón. Resultó que el fisio también corre y allí estuvimos de charleta, contándonos batallitas y me dio algunos consejos muy interesantes que tengo que probar cuando vuelva a correr.

Hoy ya no me dolía nada, bien! Estoy tentado en ir hoy a correr, que tengo mono, pero voy a aguantar, voy a hacer caso al fisio, no sea que por precipitarme vuelva a caer. El entrenamiento de esta semana va a ser duro, así que me va a venir bien descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.